Las ciudades españolas y su patrimonio

La riqueza cultural, natural y monumental de España ha hecho que sea uno de los países del mundo que más bienes posee que hayan sido declarados por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en sus diferentes variantes.

España, un país de gran patrimonio

España, por su larga historia y por su emplazamiento privilegiado, es uno de los países del planeta con una mayor riqueza cultural, monumental y natural, lo que ha sido valorado por la UNESCO al declarar numerosos lugares y edificaciones del país como Patrimonio de la Humanidad, en sus diferentes versiones. Con el paso de los años, España ha ido logrando más y más menciones por parte de este organismo internacional, hasta llegar a ser, con 52 bienes declarados como Patrimonio de la Humanidad, el segundo país del mundo en número, tan solo por detrás de Italia. De estos 52 lugares, la mayoría, 37, son considerados bienes culturales, mientras que 10 son inmateriales, 3 naturales y 2 mixtos.

¿Qué supone ser Patrimonio de la Humanidad?

La UNESCO, a través de un comité específico dedicado a esta labor compuesto por 21 de sus estados miembros, otorga el título de Patrimonio de la Humanidad a lugares del planeta, ya sean ciudades, montañas, lagos, bosques, cuevas, edificaciones, monumentos o complejos arquitectónicos, que ha decidido que merecen ser catalogados, preservados y dados a conocer por su importancia natural o cultural para toda la humanidad. En ocasiones, estos lugares elegidos reciben financiación para su conservación o restauración.

Patrimonio de la Humanidad en España

Los primeros lugares elegidos por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad en España fueron el casco histórico de Córdoba, la Alhambra de Granada, El Escorial y la Catedral de Burgos, confirmados en 1984.

Completan la lista Ubeda y Baeza, con su conjuntos monumentales renacentistas, Aranjuez y su paisaje cultural, las murallas romanas de Lugo, Elche y su Palmeral, las iglesias románicas Vall del Boi, el yacimiento de Atapuerca en Burgos, la zona arqueológica de Tárraco, San Cristóbal de La Laguna en Tenerife, Ibiza, por su cultura y biodiversidad, la universidad de Alcalá de Henares, el arte rupestre de la zona mediterránea, que abarca Valencia, Cataluña, Murcia, Castilla – La Mancha y Andalucía; los monasterios riojanos de San Millán Yuso y de Suso, Mont Perdu, en los Pirineos aragoneses, el Hospital Sant Pau y el Palau de la Música de Barcelona, Las Médulas de León, Valencia y su Lonja de la seda, el caso antiguo de Cuenca, el Parque de Doñana, el Monasterio Santa María de Guadalupe, Merida y sus restos arqueológicos, el monasterio de Poblet, el casco viejo de Salamanca, el Archivo de Indias, el Alcázar y la catedral de Sevilla; el casco viejo de Cáceres, Aragón y su arquitectura mudéjar, el caso antiguo de Toledo, Garjonay, el Parque Nacional de La Gomera; el conjunto histórico de Santiago de Compostela, el acueducto y la parte vieja de Segovia, las iglesias de Ávila, los monumentos de Oviedo, las cuevas de Altamira, diferentes obras de Gaudí, el puente de Bizkaia, La fiesta Mare de Déu de la Salut, la Serra de Tramontana, la dieta Mediterránea, los Castells, el Flamenco, el Canto de la Sibila mallorquín, el arte rupestre de Siega Verde, la Torre de Hércules, el Silbo Gomero, los Tribunales de Regantes y el Patum de Berga.

Imagen de Tupungato – Fotolia.comSimilar Posts:

Tags: , , ,

Viajar a ‘la Madrid’ más castiza

Madrid y su cara más auténtica

Madrid es una ciudad con las características propias de las principales capitales del planeta. Lo suficientemente evolucionada para dar cabida […]