Vacaciones en barco

Otra amnera de disfrutar de las vacaciones¿Quién no ha soñado con un crucero con destinos paradisíacos? En las últimas décadas, la visión tradicional de un crucero ha evolucionado desde su concepto lujoso y dirigido a un grupo exclusivo de consumidores, hasta un producto vacacional accesible y al alcance de todos. De este modo, las compañías comercializadoras ofrecen una amplia gama de posibilidades en función de su duración, destinos, y prestaciones de las embarcaciones

Cruceros, puntos de encuentro de diferentes culturas

Los buques que surcan mares y océanos fletados por las principales navieras permiten compaginar el lujo, el ocio y las actividades recreativas que ofrecen estos auténticos “hoteles flotantes” con la posibilidad de visitar ciudades costeras con un alto interés histórico y comercial. Los principales puertos turísticos situados en las costas mediterráneas, caribeñas, nórdicas o asiáticas, unidos a las instalaciones lúdicas de los barcos más modernos como parques acuáticos, discotecas, gimnasios, áreas comerciales o restaurantes internacionales, hacen de los cruceros una opción capaz de satisfacer a turistas de todo tipo y con diferentes intereses vacacionales.

El auge económico de las nuevas potencias emergentes ha permitido a las compañías operadoras ampliar su abanico de potenciales clientes. Con este nuevo planteamiento, ciudadanos procedentes de América del Sur, rusos, asiáticos y originarios de Oriente Medio, se han convertido en uno de los principales “target” que amplían, y en parte compensan, la pérdida de los usuarios tradicionales procedentes de Norteamérica y de los estados de Europa occidental.

Nuevos productos adaptados a la coyuntura económica

La crisis económico-financiera en la que permanece gran parte de los estados de la Unión Europea no es un hecho que resulte ajeno a las empresas comercializadoras de cruceros. Por ello y con vistas a conservar y ampliar este mercado tradicional, hoy en día es factible encontrar y disfrutar de una gran oferta de los denominados minicruceros. Esta posibilidad supone una reducción de la duración con respecto a los cruceros tradicionales, y por consiguiente las tarifas resultan más asequibles y atractivas para los posibles usuarios. Con una progresiva y creciente demanda, esta opción tiene un encaje perfecto en el ámbito europeo.

Imagen de Pavel Losevsky – FotoliaSimilar Posts:

Tags: , ,

Viajar a ‘la Madrid’ más castiza

Madrid y su cara más auténtica

Madrid es una ciudad con las características propias de las principales capitales del planeta. Lo suficientemente evolucionada para dar cabida […]